CARTA AL DIRECTOR QUE “EL MERCURIO” NO PUBLICÓ. REBATE EDITORIAL Y DOS ARTÍCULOS QUE PUBLICÓ SOBRE LOS REZAGOS PREVISIONALES.

Aclarando la película, Artículos, Destacados

A MÁS DE UNA SEMANA, LA GUILLOTINA CUMPLE CON PUBLICARLA. “EL MERCURIO”, AL NO HACERLO, PERSEVERÓ EN GRAVE ERROR JURÍDICO Y LO MANTUVO PARA SUS LECTORES

Señor Director:

Discrepo de 3 publicaciones en “El Mercurio” de ayer y de hoy referentes al proyecto de ley que propone repartir más de 200 millones de dólares de las cuentas de rezago de las AFP, mediante un bono de 150 mil pesos a 860 mil pensionados más vulnerables.

El del sábado 20 de enero, se editorializa, pág. A-3, bajo el subtítulo “Populismo con los rezagos previsionales” señalando que tal reparto de cotizaciones constituye una suerte de “expropiación de recursos” y una “alarmante señal en el ámbito de los ahorros previsionales”, debido a las consecuencias sobre la industria (de las AFP) y el fisco, en el evento de que un cotizante reclame sus fondos, después que se hayan repartido.

El mismo sábado 20, pág. B-5, el economista Fernando Larraín, Presidente de la Asociación de AFP coincide con la referida editorial y en síntesis el titular que presenta la entrevista expresa muy bien lo que el entrevistado quiso decir: “Si los recursos son de un afiliado y cuando lo acredita no están, es porque le quitaron la plata”.

Hoy domingo 21, pág. A-2, una carta de Hernán Calderón (Conadecus) y los economistas Luis Eduardo Escobar Álvaro Gallegos y Klaus Schmidt-Hebbel vuelve a reiterar lo expresado en la editorial y en la entrevista referidas, sosteniendo que la propuesta legislativa “constituye una expropiación que no parece justificable bajo circunstancia alguna”.

La confusión de conceptos en las 3 publicaciones conlleva graves errores de derecho que no es posible dejar pasar, porque quienes incurren en ellos son personas creíbles y de gran prestigio, cuyos dichos pueden, a su vez, multiplicar los mismos errores entre los lectores de “El Mercurio”:

  1. Las cotizaciones son obligatorias y el derecho a la seguridad social garantizado en la Constitución (CPE) -art. 19 N° 18-, las destina a financiar exclusivamente las prestaciones que aquel derecho envuelve. Por eso, no pueden ser objeto de propiedad una vez enteradas en la AFP. Son igual que un impuesto destinado a un fin único. Lo mismo ocurre con la cotización obligatoria del 7% que financia el derecho a la salud (art. 19 N° 9 de la CPE). Ésta se paga y tampoco el cotizante podrá reclamar su devolución, aunque nunca haya pisado la consulta de un médico. El pago efectivo de la cotización la saca del patrimonio del cotizante y pasa a su destino constitucional.
  2. Si se estableciere que los cotizantes “son dueños” de sus cotizaciones, podrían disponer de ellas en cualquier momento. Pasaría lo de Perú cuando en 2016 una ley lo permitió. Craso error confundir “la cotización” con “el ahorro”. Este siempre es voluntario, el ahorrante es su dueño y dispone de él a su arbitrio. Por eso, el “ahorro obligatorio” no existe. Su concepto es antitético.
  3. El Tribunal Constitucional (TC) se ha pronunciado sobre la propiedad de las cotizaciones, pero en el contexto de juicios de cobranza de las mismas. Acogiendo la definición de cotización de los autores Héctor Humeres M. y Héctor Humeres N. como “una forma de descuento coactivo, ordenada por la ley con respecto a determinados grupos, afecta a garantizar prestaciones de seguridad social”, el TC entiende que el trabajador es dueño de las remuneraciones pactadas en su contrato y del descuento de sus cotizaciones “hasta” que es enterado a la respectiva AFP. Esta forma “especial y ficta” de propiedad sobre la cotización obligatoria descontada ha sido aceptada por el TC con el evidente fin de hacer posible las acciones judiciales de cobranza cuando el empleador no las ha integrado a la AFP. Puede concluirse, entonces, que el TC confirma que las cotizaciones obligatorias -ya pagadas- otorgan a los trabajadores la titularidad de “un derecho de propiedad sobre el derecho a la seguridad social y no sobre los dineros, una vez que fueron aportados a esta última”.
  4. Puede concluirse, por último, que con lo dicho que no hay afectación del derecho de propiedad ni expropiación alguna en la propuesta del proyecto de ley. En la discusión que vi en el Canal de la Cámaras así lo estimaron los diputados.

 

Por último, no puedo dejar de indicar que es efectivo que los rezagos se producen por errores de empleadores o tienen como causa el cambio del trabajador a otra AFP lo cual puede motivar que la cotización no se entere en la AFP que corresponde. Sin embargo, la generalidad de esos errores se “consolida”, porque la AFP no hace una revisión acuciosa de las planillas con que se enteran las cotizaciones. A ningún Banco le pasa algo así. No le falta plata de sus clientes. Y cuando le sobre la SBIF publica con nombres y apellidos las acreencias que tienen sus clientes. Sin duda detrás de cada rezago hay una ineficiencia de la AFP y la sanción debiera ser hacerlas responder con su patrimonio por no saber a quién corresponde la plata que recibe.

 

Luis Eduardo Thayer Morel

Abogado

 

La discución se ha cerrado.

Reglas del juego: La Guillotina está abierta a todos los pensamientos. El debate, junto con la posibilidad de disentir del otro, conlleva la crítica, el lenguaje directo o agudo, el humor y el uso de todas las figuras literarias que ilustren la expresión de las ideas. Tal libertad, exige, asimismo, que la discusión, aunque álgida y dura, sea respetuosa y atingente a los temas abordados. El llamado es a evitar comentarios ofensivos, discriminatorios o que atenten contra las personas y/o las instituciones. La Guillotina asume que quienes no respeten estos principios básicos corren el riesgo de la réplica y de quedar aislados.