Discriminación a la mujer

DISCRIMINACIÓN EN LA UNIVERSIDAD DIEGO PORTALES.

Sin Anestesia

HIJA Y NIETA DE JAIME HALES SUFREN VEJÁMEN INTOLERABLE EN LA UNIVERSIDAD, CUYO RECTOR ES CARLOS PEÑA. (UDP emitió declaración)

La Guillotina no puede dejar de denunciar que en la Universidad Diego Portales se ejerce la discriminación con una madre cuando quiere matricular a su hija sin la concurrencia de su padre soltero.

La Guillotina se ha definido como centro de pensamiento y reflexión de ideas. Y, hechos como el ocurrido, frente al cual Nadie puede dejar de indignarse, son también motivo de reflexión.

Esperamos que después que lean el mail que Jaime Hales dirigiera a sus amigos periodistas y que La Guillotina transcribe, nuestros seguidores reflexionen sobre este hecho.

Esperamos, también, la reflexión de Carlos Peña antes de su próxima columna en El Mercurio del Domingo.

Nuestra solidaridad con la nieta y la hija de Jaime Hales. Desde luego, nuestra amistad con él, porque los padres cuando viven la indignación que genera la discriminación con su descendencia directa, también sufren.

Reproducimos a continuación mail de Jaime Hales.

Nadie

A MIS AMIGOS PERIODISTAS,

en el día de ayer lunes 12 de enero, una de mis hijas concurrió a matricular a su hija – mi nieta – a la Universidad Diego Portales. Ella no se casó con el padre y es la sostenedora económica de la niña. Por lo tanto fue a matricularla con su libreto de cheques en la mano.

Con displicencia, con desprecio, la funcionaria y luego otros que la apoyaron, hombres y mujeres, le dijeron que ella no podía matricular a la niña, sino que tenía que ir el padre. Mi hija trató de explicar que eso no era posible, pero ellos, en un tono altanero, le impidieron hacerlo y le manifestaron que ella no era nadie para la UDP y que lo único que valía era el papá de la niña. Les explicó: yo pagaré, él no tiene dinero. Pero hicieron oídos sordos.

En los tiempos que corren, en un país de muchos hijos nacidos fuera del matrimonio (más que los nacidos dentro de la institución), cuando se supone que hay igualdad, respeto, no discriminación, valoración de lo femenino, mi hija debió abandonar el recinto sin poder matricular a la muchacha (que fue aceptada en el cuarto lugar de la lista) simplemente porque no hay cómo llevar al padre y mucho menos hacerlo pagar, pese a que la madre quiere asumir sus responsabilidades como lo ha hecho durante todos los años. Con lágrimas de rabia, de impotencia, de humillación, se fue sin lograr su cometido.

¿Podrá lograrlo después?

Entre el machismo de ciertos reglamentos y la torpeza de los funcionarios, no parece haber espacio para la realidad.

Quizás el rector de la UDP, tenga algo que decir.

Atentamente,

 

 

JAIME HALES DIB, abogado, escritor

RUT 5.036.500-k

Teléfono celular 92306700

Dirección particular: Américo Vespucio Sur 1895 departamento 22

Suscriptor de EL MERCURIO

  • Avatar
    Andrea dice:

    Lamentablemente en esa Universidad la atención es asi, yo trabajé atendiendo público y es al revés, premian al que lo hace mal, la idea es que a los que tienen dinero y grandes cargos los traten bien, cosa que me parecía una tamaña estupidez y totalmente discriminatorio. Siempre luché por la igualdad pero eso a ellos no les interesa.
    en RRHH están contratando gente sin experiencia en atención a clientes, y tampoco ocupan el tiempo en capacitarlos para dar una atención adecuada, cuando llegan las personas, simplemente no quieren atenderlos de forma presencial y si lo hacen es de mala forma, a los juniors también se les trata mal, partiendo por la Jefatura de RRHH, la vulgaridad en esa Universidad está a la orden del día. lo digo por que estuve ahí y jamás se me escuchó cuando dije lo que me parecía mal.

  • Avatar
    Sandra dice:

    También sufrí la discriminación por parte de la UDP cuando fui a matricular a mi hija, que por ser menor de edad, no podía hacerlo sola. Yo soy casada pero mi marido se encontraba a 800 km de Santiago por trabajo, me dijeron que sólo podría si él estaba acá o si enviaba un poder ante notario (El pueblo en el que estaba no cuenta con notario). Les expliqué que yo sería la codeudora, pero este dato no fue relevante. Me dijeron que no podían matricularla, haciendo referencia a la patria potestad, pues yo era la madre y que legalmente sólo era el padre quien podría hacer este trámite, que mi figura era inválida, y esto, según ellos, por ley. Después de mucho hablar con los jóvenes del staff (mucho más cordiales y empáticos), algunos encargados, asesor jurídico, una jefa y después de un supuesto largo llamado a los abogados por parte de la encargada de admisión, aceptaron que la matriculara. Fue muy ingrato. No podía creerlo, tercermundista, vejatorio, discriminatorio e incomprensible para estos tiempos y, peor aún, para la academia.

  • Avatar
    juan perez moyano dice:

    Ojo que hay una testigo que vio todo e incluso le paso lo mismo e indica que ambas hicieron un escandalo gigante a una señorita colombiana….el señor hales a quien respeto inmediatamente tiene tribuna..cualquier chileno la tiene igual?….error de la universidad sin duda por no preveer el caso de madre sostenesora

  • Avatar
    maria victoriacabezassthomas dice:

    SEÑOR CARLOS PEÑA SIGLO 21 NO PUEDE OCURRIR COSAS COMO ESTA DISCRIMINACION EN SU UNIVERSIDAD QUE DIRA EL DOMINGO EN LA COLUMNA DEL DOMINGO EN EL MERCURIO HABRA UN RECONICIEMNTO DE PARTE DEL RECTOR LA SEÑORA HALES SOLO QUIERIA MATRICULAR A SU HIJA QUE TIENE TODO EL DERECHO PARA ESTUDIAR Y SIN ERROR INVOLUNTARIO ATENTAMENTE MARIA VICTORIA

  • Avatar
    Xiomara Hernández dice:

    1. Legalmente una persona de 17 años es considerada menor de edad, por tanto no es adulto y en consecuencia requiere que su padre en calidad de representante legal del menor firme documentos para efectuar la contratación de los servicios educacionales.
    2. No se requiere apoderado sino un «codeudor solidario», que cuente con solvencia económica para que -en caso de incurrir en morosidad- la universidad pueda ejecutar el cobro de la deuda en la que incurre el estudiante.
    3. Creo que no se trata de un problema de la universidad sino de un problema cultural. Es lamentable, pero vivimos en un país que tiene una legislación retrograda y en casos como este, las normas no son susceptible de una doble interpretación.

  • Avatar
    Lorena dice:

    Raro…yo estudié en la Portales y nada que ver, y de la gente que trabaja allá, noooo, no lo creo. Puede que la familia del señor Hales haya percibido la situación de esa manera, o bien haya contado su parte de la historia, y al tratarse del señor Hales, lo tomaron en cuenta…. simple por mucho que quisiera ir a x universidad, si tratan así a mi hija, primero, yo hago la denuncia directamente; segundo, por nada del mundo ni por lo que me ofrezca la matricularía ahí…. así que me permito dudar de la situación….

  • Avatar
    claudia dice:

    Me da vergüenza ajena que una Universidad tenga alumnos y «apoderados». Son adultos, PIR FAVOOOOOORRRRRRR!!!!!!

  • Avatar
    Paulina dice:

    No dudo de lo mal que lo ha pasado la hija y nieta del Sr Hales. Soy madre sola mi hija estudiante de UDP desde hace cuatro años
    yo fui su apoderada y el contrato ha estado siempre a mi nombre
    Sera una nueva regla?

  • Avatar
    maca dice:

    Me genera dudas razonables esta denuncia, por que estudié en la UDP y no es que todos sean amables pero faltar el respeto o descalificar esta fuera completamente de mi experiencia,,,leí un comentario arriba y probablemente esta historia tiene matices…

  • Avatar
    emilia dice:

    Hola! Yo también fui a matricularme el mismo día y tuve el mismo problema y todo, a mi me dieron un plazo para llevar cierto papel y toda de buena forma, por otro lado hay formas y formas, la señorita y la madre hicieron un gran escandalo, en el cual hasta descalificaban xenofobicamente a la coordinadora por su origen colombiano. Esta bien que sea injusto pero la forma en que mostraron el problema, no es también discriminación? Ojo.

  • Avatar
    Manuel dice:

    ¡¡¡¡¡¡Fué un error involuntario ¡¡¡¡¡¡

  • Avatar
    marianella dice:

    y yo que no fui a la universidad me enseñaron en un colegio estatal,el respeto y tolerancia,que puedo decir de las personas que atendieron a esta señora,ellos no estudiaron en esa universidad si no tienen educación para atender público,ellos no deberían estar en esa casa de estudios,la enseñanza biene por casa.señora,matricule a su hija en otra universidad,si su hija va aprender esas «COSAS» no la deje ahí.por lo menos ustedes salieron mas sabia de ese lugar dejando a puros mal educados e ignorantes.BUENA PROPAGANDA PARA ESTA UNIVERSIDAD. y el nombresito que lleva.diego portales,debería ser con minuscula.

  • Avatar
    Marta Villagra dice:

    Siempre hay una disculpa para hechos que escapan a la razón; siempre quien manifiesta tal disculpa vuelve a caer en lo mismo porque está en su esencia. Si hubo discriminación es porque las ordenes así estaban dadas y si no es el caso, entonces quiere decir que no han sido todo lo escrupuloso que deben ser para reclutar a su personal, que en éste caso, parecería que actúan por cuenta propia,..¿ o no?

    Seguramente que la «entidad» ( con minúscula) quedará satisfecha porque se disculpó públicamente, ¿quién le quita el dolor a una madre, jefe de hogar y a una hija que recién empieza a entender el mundo en que vive?

Reglas del juego: La Guillotina está abierta a todos los pensamientos. El debate, junto con la posibilidad de disentir del otro, conlleva la crítica, el lenguaje directo o agudo, el humor y el uso de todas las figuras literarias que ilustren la expresión de las ideas. Tal libertad, exige, asimismo, que la discusión, aunque álgida y dura, sea respetuosa y atingente a los temas abordados. El llamado es a evitar comentarios ofensivos, discriminatorios o que atenten contra las personas y/o las instituciones. La Guillotina asume que quienes no respeten estos principios básicos corren el riesgo de la réplica y de quedar aislados.