Marci , Argentina

ERA PREVISIBLE QUE MACRI GANARA PRESIDENCIA DE ARGENTINA. PERO NADIE IMAGINÓ QUE MACRI FUESE EL CANDIDATO DE CRISTINA.

Aclarando la película, Artículos, Destacados

Un nuevo aporte de Arsénico Vial E. resuelve el acertijo que presenta su nueva colaboración. Su aguda inteligencia, los contactos con el mundo de la política en Argentina y su experiencia del exilio en ese país lo hacen predecir el fin del peronismo, después de la elección del nuevo Presidente.

La Guillotina no puede dejar de publicar el breve análisis y el lúcido razonamiento de don Arsénico que explica de manera sorprendente cómo, después de 70 años, el peronismo llegará a su fin. Su magistral conclusión Nadie la podría haber imaginado: simplemente, gozando de buena salud.

Obvio, por eso, Macri fue el candidato de Cristina.

Veremos  si la profecía de Arsénico Vial E. se cumple.

Nadie.

EL FIN DEL PERONISMO.

En mis círculos de amistades y familiares, el triunfo de Macri en las elecciones argentinas se celebró como propio. El histórico antiperonismo y menosprecio a sus figuras históricas, por parte de la clase pudiente chilena, explica esta alegría. A Perón se le vincula con Ibañez, con Franco y Mussolini. Además, es fuente de envidia que nuestros hermanos, allende Los Andes, destaquen a nivel mundial en deportes de clase, como el rugby y el polo.

Durante los últimos 70 años el peronismo, a través de diversas vertientes, ha sido decisivo en la política argentina. Desde la izquierda a la derecha, se cita a Evita y al General. Se le reconoce como los autores de la política de solidaridad hacia los trabajadores, hacia los “cabecitas negras” como los llamaban los de cabello rubio.

La pérdida de Scioli ¿Implica el fin del peronismo? La respuesta sólo el futuro la dirá, pero no está de más aventurar algunas perspectivas.

Hace algunos meses, mi gran amigo el periodista Luis Zanatti, al preguntarle cual era el candidato de Cristina, Scioli o Massa, me sorprendió con su respuesta:

– Ninguno de los dos. Su candidato es Macri. Ella no va a permitir que otro peronista “administre” la caja del Estado – tomó aliento y siguió- Macri no tiene partido en las provincias, el soporte básico será el radicalismo tan desprestigiado como el peronismo anti-K. El nuevo gobierno deberá hacer una fuerte devaluación. Ahí se verá su verdadero apoyo.

Debo hacer notar que Argentina tiene una administración federal y las provincias tienen parlamentos y leyes propias. Si se mira el mapa político de las regiones, domina el peronismo (o justicialismo) o los gobernadores provienen de esa rama.

En el parlamento nacional, el Frente para la Victoria (de Cristina) tiene mayoría absoluta en el Senado y le bastan pocos votos para tenerla en diputados.

Pero no se trata sólo de devaluación. Cuál será la política de la nueva administración frente a la salud, educación y pensiones. Cristina K. estatizó la administración de los fondos de pensiones y generó un sistema de jubilación de reparto, casi universal. Recuperó los ferrocarriles para el Estado y amarró grandes proyectos con los chinos. Firmó acuerdo con rusos y chinos para el desarrollo de centrales energéticas incluidas tres generadoras atómicas Promovió la ejecución de grandes centros culturales como el del antiguo palacio de Correos y Tecnópolis. Los aportes a las actividades de teatro y cine fueron significativos lo que permitió la extensión a muchos sectores. Su índice de aprobación supera el 50%.

La tarea de Mauricio Macri y su Coalición, es difícil pero no imposible. Sólo tendrá que derribar el mito del peronismo y su vinculación con la corrupción. Lo ciclópeo de este objetivo es que el país se llama Argentina y es un terreno donde brotan mitos en todas partes. Gardel, Evita y Maradona lo confirman. A lo mejor veremos en el futuro, peronistas cargando adobes, gozando de buena salud.

Arsénico Vial E. Noviembre 2015

La discución se ha cerrado.

Reglas del juego: La Guillotina está abierta a todos los pensamientos. El debate, junto con la posibilidad de disentir del otro, conlleva la crítica, el lenguaje directo o agudo, el humor y el uso de todas las figuras literarias que ilustren la expresión de las ideas. Tal libertad, exige, asimismo, que la discusión, aunque álgida y dura, sea respetuosa y atingente a los temas abordados. El llamado es a evitar comentarios ofensivos, discriminatorios o que atenten contra las personas y/o las instituciones. La Guillotina asume que quienes no respeten estos principios básicos corren el riesgo de la réplica y de quedar aislados.