“Nuestra lucha es por cambiar el sentido de la educación…”

Artículos, Destacados, Sin Anestesia

Gabriel Boric se confiesa:

“Nuestra lucha es por cambiar el sentido de la educación y el rol del Estado en el proceso educativo”

gabriel

Desde su llegada al parlamento ha demostrado que no le tiembla la mano. Utilizando su rol como diputado, busca desafiar nuestra institucionalidad y promover la lucha social para acabar con la desigualdad y eliminar los privilegios que tiene la pequeña minoría.

Al mismo tiempo, hace un llamado a los sectores políticos a poner fin a las discusiones burdas y establecer así un debate educacional con altura de miras.

1.- La educación en Chile es una de las razones por la cual la brecha de desigualdad se sigue incrementando cada año en el país, a tu parecer, es esta Reforma la manera adecuada de disminuir la desigualdad y generar un cambio social en la población?. 

La educación es uno de los principales motores de la igualdad, pero acá hay que entender que no estamos frente a un sistema al que hay que apretarle unas tuerquitas para que empiece a funcionar bien. Estamos frente a un sistema que fue concebido durante la dictadura para hacer lo que está haciendo: promover la desigualdad y garantizar posiciones privilegiadas a una pequeña minoría. La movilización social debe entender estos problemas como parte de un sistema y tener la claridad para descubrir las grietas más evidentes. La educación fue solo la primera, este sistema hace agua por varios lados más.

2.- En qué se relaciona la segregación con la calidad en la educación?.

La relación es directa. Está comprobado empíricamente que la segregación perjudica seriamente la calidad de la educación. Al segregar económicamente o por capital cultural (que es básicamente lo mismo) lo que haces es juntar a los mejores alumnos a un lado, a los promedio en otro lado y a los “malos” en otro. Con esto mejoras la calidad de las primeras aulas, en desmedro de las otras dos. Hay un fenómeno conocido como “efecto pares” que también está demostrado empíricamente: en una sala diversa, los buenos alumnos arrastran a los malos y todo el curso mejora. Por lo tanto, un paso crucial para mejorar la calidad de nuestra educación es eliminar su segregación.

3.- Qué te parecen las declaraciones del ministro Eyzaguirre sobre los principales ejes del proyecto de ley que busca eliminar el copago, la selección y el lucro en la educación escolar?.

No sé a qué declaraciones particulares te refieres. Gracias a la movilización social por la educación se han generado varios consensos que el gobierno ha transformado en tres ejes de su agenda educacional: fin al lucro en la educación, fin a la selección de estudiantes en los establecimientos y fin al financiamiento compartido. Creemos que estos ejes van en el camino correcto en la medida en que no sean implementados en la lógica de regular el mercado, sino en la lógica de desmantelarlo del sector educacional.

4.- En este sentido, cuáles son los principios que defiende Gabriel Boric sobre la Reforma, qué se debiese priorizar para avanzar?.

Desde el año pasado hemos insistido en que hay mucha ambigüedad en el área educación del programa de la presidenta Bachelet. Esto es, sin duda, preocupante. La reforma educacional puede tomar caminos muy diversos, incluso algunos caminos que en apariencia cambian las cosas, pero que, en la práctica, lo dejan todo igual. Nuestra lucha es por cambiar el sentido de la educación y el rol del estado en el proceso educativo. ¿Para qué educamos? ¿Quién debe financiar la educación de todos? ¿Qué rol cumplen las instituciones públicas en este proceso? Una «reforma» que solo agrega más dinero, sin hacerse cargo de estas interrogantes, no es aceptable para nosotros.

5.- Piensas que la Reforma está bien articulada o se trata de un maquillaje propio de lo hecho en lo últimos años para sensibilizar a la población?.

La reforma aún no existe. La presidenta apareció la semana pasada en la tele firmando un documento con el ministro, pero al día siguiente nos enteramos que fue un show mediático, porque el proyecto aún está en revisión y todavía no es presentado al parlamento. Una vez que llegue, podremos emitir una opinión seria e informada al respecto.

6.- Qué te ha parecido el debate en torno a la Reforma entre los distintos sectores políticos?. Crees que ha habido un avance con respecto a instancias anteriores desde la vuelta a la democracia o seguimos cayendo en discusiones burdas y sin sentido?

Hay mucho de discusión burda, que oculta las motivaciones reales, disfrazándolas de “libertad de enseñanza” o “preocupación por la calidad”. Yo creo que en general se ha logrado llevar el eje del debate a lo central: la educación como un derecho y no como una mercancía. En ese proceso hay mucho mérito del movimiento estudiantil.

7.- Siendo parte de los “nuevos rostros” y viendo cómo funciona el sistema político desde el parlamento, sientes que con la actual Constitución heredada del régimen militar se pueden producir las grandes transformaciones sociales que la mayoría de la población reclama?. 

Yo no cifro mis expectativas de un cambio radical en el actual parlamento ni en la constitución, sino en las luchas sociales. En ese sentido, mi objetivo es que utilicemos la plataforma que me entrega ser parlamentario para amplificar estas luchas y desafiar nuestra institucionalidad. Por supuesto que la constitución es un obstáculo para las transformaciones que el país exige, pero no hay que perderse. Una nueva constitución no arregla el país, un pueblo organizado sí.

La discución se ha cerrado.

Reglas del juego: La Guillotina está abierta a todos los pensamientos. El debate, junto con la posibilidad de disentir del otro, conlleva la crítica, el lenguaje directo o agudo, el humor y el uso de todas las figuras literarias que ilustren la expresión de las ideas. Tal libertad, exige, asimismo, que la discusión, aunque álgida y dura, sea respetuosa y atingente a los temas abordados. El llamado es a evitar comentarios ofensivos, discriminatorios o que atenten contra las personas y/o las instituciones. La Guillotina asume que quienes no respeten estos principios básicos corren el riesgo de la réplica y de quedar aislados.